Paisaje de ayer

Ya cruzarán de Alcántara a Galiana
las nuevas aves de la primavera,
y un sueño mío irá por la ribera
del río que adelanta la mañana.

Ya escalará la hierba más temprana
piedras de San Servando, ¡Oh, la primera
aventura de amor, la azul ladera
y el paisaje de ayer en mi ventana!

Guardará el cigarral su sombra, y tanto
retrasará la tarde su relevo
que caerán las estrellas de repente,

Y en esta soledad donde te canto
llega también la voz que a ti te debo
como un agua delgada por un puente.

José García Nieto  Ausencia de Toledo  (1945)

















Iglesias, monasterios: la ciudad

Entramos aquí en Castilla la Nueva, Toledo. Antiguamente existió un reino del mismo nombre cuya capital fue Toledo: hoy es capital de Castilla la Nueva. Esta ciudad se encuentra situada entre montañas y hasta se extiende en las mismas; es bastante grande y bien poblada, y tan numerosos monasterios, monjes y monjas tiene, que, por cierto, ni en alguna otra parte de España, ni acaso en ningún lugar de toda la cristiandad, podría encontrarse igual número; parece que las iglesias solas con los monasterios constituyen la ciudad entera.

Jacobo Sobieski  Diario (1611)














Fuertemente asentada


La villa de Toledo, al oriente de Talavera, es una capital no menos importante por extensión que por el número de habitantes. Fuertemente asentada, está rodeada de buenas murallas y defendida por una ciudadela bien fortificada. Ha sido fundada en época muy remota por los amalecitas. Está situada sobre un cerro y hay pocas villas que se puedan comparar con ella por la solidez y la altura de los edificios, la belleza de los alrededores y la fertilidad de sus campos regados por el gran río llamado Tajo. Se ve allí un acueducto muy curioso compuesto de un solo arco, por debajo del cual las aguas corren a una gran violencia y hacen mover en la extremidad del acueducto, una máquina hidráulica que hace subir las aguas a 90 estadales de altura; llegadas a lo alto del acueducto siguen la misma dirección y penetran después en la ciudad

Mohamed al-Idrisi  Descripción de España (siglo XIII)















Paseo de Merchán



Los paseos de esta ciudad son todos ellos incómodos para el uso diario, por la precisión que hay de bajar unas enormes cuestas antes de llegar a ellos, y la mucho más dura precisión de tenerlas que volver a subir para restituirse a sus casas; pero son todos ellos muy deliciosos, particularmente los dos más frecuentados que son el de la Vega y el de las Rosas. En todos ellos ha ejecutado el actual corregidor don Antonio Navarro algunas obras importantes, de que es muy justo hacer mención, para que sirva de estímulo a otros magistrados. En el mes de enero de 1826, empezó a allanar al plazuela de Merchán en la puerta de Visagra, para formar en ella un paseo, cuya empresa ofrecía muchas dificultades económicas, por no haber de donde sacar 80.000 reales en el que se ha valuado su coste, y por la poca esperanza que ofrecía su terreno, de que prendiesen en él los árboles por falta de agua, hallándose el Tajo a más de 30 varas de profundidad, y no pudiendo traerlas de otra parte. Todo logró vencerlo su genio activo y emprendedor, solicitando y obteniendo de S.M. la concesión de un presidio correccional, y varias limosnas del eminentísimo señor arzobispo actual de esta diócesis. Con estos recursos allanó la plazuela y formó en ella un hermoso paseo de 300 pasos de largo y 240 de ancho, con 5 calles en todas sus direcciones, y en su centro un salón con una hermosa glorieta.

Sebastián de Miñano  Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal (1826-1828)