Catedral (VI)

Dos días pasamos en Toledo; para un anticuario apenas bastarían dos meses, pero los profanos se contentan con menos.
En una segunda visita a la catedral he admirado sus vidrieras, las más bellas que he visto en España, y un fresco de Luca Giordano, que cubre todo el techo de la sacristía: obra inmensa de una notable composición y colorido.

Eugene Poitou. Viaje en España (1884)












Tesoros que ilustran la historia




A menudo me han preguntado –¿Quién construyó la catedral de Toledo?—Nadie . Es obra de veinte arquitectos y no es justo otorgar a uno de ellos la gloria que pertenece a todos. Aquí están Roma y Grecia; Persia y Bizancio; Alemania y Francia, y Flandes. Y otro tanto ocurre con la decoración del interior—los  frescos, y las ventanas, y la estatuaria; la orfebrería, la reja y el púlpito y la pila bautismal; el sagrario y los candelabros; los facistoles y los misales, y las sillas de coro. Reunida en un lugar que sólo mide cuatrocientos pies de largo por dosciento cuatro de ancho, está una colección de tesoros de arte que ilustran la historia de España en todas sus ramas; social, eclesiástica, política y artística.

Leonard Williams
Castilla (1904)

   






  
 










Espectáculo sobrecogedor

Un espectáculo sobrecogedor me esperaba: el de las rocas, las enormes piedras, los bloques precipitados hacia el abismo, donde, al fondo de todo, el agua gris y espumosa del río choca sin que nos llegue un eco. Este silencio sobre estas aguas revueltas da vértigo. Parece que de repente la tierra acaba de abrirse y que, fulminados por ese terremoto, no habéis recobrado el sentido. El estupor se apodera de vosotros, boquiabiertos como esta grieta en cuyo extremo me sostenía inmóvil y mudo, arrebatado por una contemplación fervorosa. El recuerdo de El Greco se asociaba a esta escarpada perspectiva. Establecía entre ella y él, descubría puntos de analogía tan estrictamente formales que me hacían comprender mejor sus escorzos abruptos caracterizadores de su obra. Su obsesión por el vacío, ¿no procedía de habitar cerca de esta garganta?

Francis Carco.  Printemps d'Espagne (1929)










Rico diamante


Eres la hurí sin ventura
cautiva del Tajo amante,
que a tus plantas suplicante
rendido de amor murmura.
Eres la triste hermosura
esclava, y al par sultana,
la odalisca soberana
en cuya frente hechicera
el recuerdo reverbera
de la invasión musulmana.
Eres el arte oriental
eres una edad pasada
para el presente guardada.
Eres, Toledo imperial,
la ciudad monumental
del arte emporio fecundo,
y al proclamarte me fundo
de España rico diamante
cuyo brillo deslumbrante
se refracta en todo el mundo


Vicente Platel. A Toledo (1881)