De ayer a hoy (II)

  •  La falsa casa de Garcilaso
Por casa del poeta Garcilaso de la Vega se tuvo durante muchos años, erroneamente, este lugar, y así se recuerda en una lápida colocada en 1900 en una de sus fachadas y que todavía allí permanece. Las dos imágenes más antiguas muestran el abandono en que se encontraba el inmueble en 1983, visto por dentro desde la plaza de Padilla y por fuera desde la cuesta de Garcilaso, en contraposición con el aspecto que, desde idénticos emplazamientos, ofrecen a día de hoy, con el centro municipal que allí se levantó.



  





Una voz extraña

Vagaba una tarde por las estrechas calles de la imperial ciudad con mi carpeta de dibujo debajo del brazo, cuando sentí que una voz como un inmenso suspiro pronunciaba a mi lado vagas y confusas palabras; me volví apresuradamente y cuál no sería mi asombro al encontrarme completamente solo en la estrecha calleja. Y, sin embargo, indudablemente una voz, una voz extraña, mezcla de lamento, voz de mujer sin duda, había sonado a pocos pasos de donde yo estaba. Cansado de buscar inútilmente la boca que a mi espalda había lanzado su confusa queja, y habiendo ya sonado el Ángelus en el reloj de un cercano convento, me dirigí a la posada que me servía de refugio en las interminables horas de la noche.

Gustavo Adolfo Bécquer. La voz del silencio (1862)

















De ayer a hoy (I)

  • El museo del Ejército en el Alcázar

La decisión de instalar el museo del Ejército en el Alcázar motivó la construcción de un nuevo edificio anejo al histórico, que obligó al vaciado de un amplio espacio de terreno en la fachada norte. Como consecuencia de ello, aparecieron numerosos e importantes restos arqueológicos, que en buena parte han sido respetados, dentro de la nueva construcción.
La primera imagen muestra el solar tal como se encontraba en 2003, en plena labor de vaciado, ofreciendo una perspectiva inédita y espectacular del Alcázar que, por desgracia, ha quedado para siempre oculta por el nuevo edificio, de diseño más que discutible.


Para el lápiz del artista.

De pie sobre las murallas por encima de la ciudad, y mirando hacia abajo a sus calles estrechas y edificios en ruinas, podemos destacar a la vez los restos del refinamiento árabe y el gusto en la construcción de sus viviendas, y no podemos evitar el deseo de imaginar la ciudad cuando los moros la poseyeron.
Los edificios moros de Toledo, agrupados alrededor de la ladera de la montaña, anidados, por así decirlo, en las grietas de la gran roca sobre la que se levanta la ciudad, en contraste con el Alcázar más moderno y otros edificios de un período todavía más tardío, fueron los primeros casos llamativos de esa falta de armonía entre los dos estilos principales de la arquitectura en España que después hemos encontrado en el Sur.
La Puerta del Sol, con su arco de herradura apuntado y grandes torres, que desde entonces ha sido restaurada y apuntalada por castellanos, conserva bastante de su carácter antiguo para nosotros entender lo que una vez fue, y presenta en la actualidad un excelente modelo para el lápiz del artista.

Henry Blackburn. Travelling in Spain in the present day (1866)